La ayuda humanitaria para Venezuela por @MarcosJoseMora

 

Esta información tiene la intención de educar a todos los miembros de SoyVenezuela (DSD incluido) para no caer en la creencia de la ayuda humanitaria es un “CLAP de pinga”, también es para educar a la ciudadanía para que no caiga en lo mismo.

 

La ayuda se compone principalmente de insumos y tratamiento médico para personas en riesgo de muerte inminente, también para enfermedades crónicas como la diabetes. La comida que está en esos camiones será destina a personas con diagnóstico de desnutrición.

 

La ayuda humanitaria normalmente son donaciones de Estados hacia otros Estados para atender una emergencia —típicamente ante un desastre natural— y es el Estado receptor el que normalmente se encarga de distribuirla: ya sea usando el sistema de salud regular, o junto a ONGs que ya operan dentro del país, más voluntarios de las mismas.

 

Ahí es donde vemos el primero problema: la emergencia humanitaria que tenemos en Venezuela es causada por el propio Estado. Con lo cual que un gobierno extranjero done medicinas al causante carece de sentido.

 

La ayuda humanitaria está en fase de acopio en la frontera con Colombia y en la frontera con Brasil. Hay muy buena disposición de muchos Estados de ayudar a Venezuela. También hay donaciones de particulares en el extranjero que tienen años entrando al país; aunque eso llega a cuentagotas, con muy bajo volumen comparado con lo que va a entrar gracias al acopio.

 

Volviendo a la fase de entrega futura: lo entregarán las ONGs certificadas para estos casos. Dichas ONGs hasta ahora están asesorando a la “comisión especial de seguimiento de la ayuda humanitaria” compuesta por diputados de la Asamblea Nacional, y asesorando al equipo de gobierno del presidente encargado Juan Guaidó directamente.

 

Hay algo que aún no tenemos claro: no sabemos si esa ayuda incluye un contingente militar extranjero para su protección.

 

Tampoco sabemos si esa ayuda entrará antes o después de la salida de Maduro. Cosa importante porque dependiendo de ello será la naturaleza y magnitud de las amenazas a la seguridad del cargamento: ¿usará Maduro a las fuerzas uniformadas del Estado contra el cargamento? ¿usará a sus fuerzas para-militares? y en el caso de que llegue después de su salida: ¿asaltará el hampa organizada esa carga?

 

Ya hay una fecha hecha pública por Juan Guaidó en la concentración del pasado 12 de febrero: afirmó que la ayuda humanitaria entrará al país el próximo 23 de febrero. No hay más detalles. De nuevo, la variable de si entra sola o acompañada de seguridad militar aún aplica. La variable de si Nicolás Maduro negocia su salida del país (y por lo tanto cesa de usurpar el cargo de Presidente del Ejecutivo) también persiste, porque eso definiría la respuesta del aparato tiránico que es más grande que un solo hombre.

 

Por ahora, creo que quien quiera ayudar al prójimo debe enfocarse en recibir las donaciones de particulares y entregar a los casos. Tampoco recomiendo que los civiles expongan la vida en la frontera, si hubiera tal llamado.

 

Recordemos que esto es un paliativo para evitar la muerte. Sólo con la salida del tirano y el combo de mafias se podrá reactivar la producción para ir en continua mejora de la calidad de vida. Ésa es la condición necesaria para el cambio en el país. En ese sentido: la ayuda humanitaria es un medio para un fin, no es el fin en sí mismo.

FORMULARIO DE SUSCRIPCIÓN





Recibir Información en:
EmailWhatsappTelegram
[recaptcha]