#CulturaDSD 5 claves psicológicas para manejar la incertidumbre por @Tanaka84

Ayudanos compartiendo en tus redes sociales

 

Los animales, entre ellos los seres humanos, somos seres de información; con esto quiero decir que necesitamos constantemente recibir información sobre el mundo que nos rodea para poder actuar en consecuencia, por ejemplo, para que un perro sepa que puede comer, necesita poder olfatear algo que identifique como alimento.

 

Existen tres circunstancias en la que esta relación sujeto-ambiente puede causarnos malestar, molestia e incluso enfermarnos. La primera es cuando la información que recibimos es adecuada, pero la percibimos como amenazante, por ejemplo, cuando vemos a una persona en la calle con un arma en el pantalón. La segunda es cuando recibimos más información de la que somos capaces de procesar, por ejemplo, cuando hay demasiado ruido en una fiesta y nos resulta apabullante. Y la tercera, finalmente, es cuando no contamos con suficiente información, por ejemplo, cuando escucho un ruido en mi casa y no puedo identificar que es o que lo causó.

 

En cualquiera de estos casos, se activa una mezcla de aprendizaje e instinto que dispara en nosotros una señal de alarma, a la cual normalmente llamamos: a) miedo, b) ansiedad, c) angustia, d) molestia o e) fastidio. Es decir, en pocas palabras, aquellas emociones que mucha gente comete el error de llamar “emociones negativas”. Si usted en este momento siente un profundo temor sobre el futuro del país y su futuro, usted no está loco, todo lo contrario, su organismo está funcionando a la perfección. Ante la falta de información (caso tres del párrafo anterior), su organismo evoca estas emociones para decirle a usted que está en peligro, y que debe o huir, o solventar la situación para recuperar su equilibrio psíquico.

 

Al no resolverse la situación, el estado emocional persiste en el tiempo, y esto comienza a traer consecuencias, que mucho pueden experimentar como: cansancio o fatiga, inacción, llanto descontrolado, aumento de consumo de alimento o reducción del apetito, falta de sueño, pesadillas y agresividad.

 

La pregunta es ¿Y cómo sobrellevamos esto?, para ello quiero traer a colación el mantra de alcohólicos anónimos:

 

“Señor, concédenos serenidad para aceptar las cosas que no podemos cambiar, valor para cambiar las que sí podemos, y sabiduría para discernir la diferencia.”

 

Dejando de lado la alegoría a lo religioso, en esta frase se esconde un poderoso mensaje; el camino al cambio y al equilibrio psíquico y emocional, pasa necesariamente por aprender a distinguir entre las cosas que están en mi poder y las cosas que no. Carl Gustav Jung decía que en la medida que separamos, hacemos un ejercicio de higiene mental, que esclarece nuestro presente y nos permite tomar decisiones asertivas.

En este sentido, ya hay dos cosas a las que le quiero invitar, la primera, acepte plenamente sus emociones porque no es más que su organismo tratando de protegerle de una realidad que resulta amenazante. Y la segunda, haga un ejercicio reflexivo donde usted determine qué cosas de su entorno inmediato puede cambiar y cuáles no, actué sobre esa reflexión.

 

En líneas generales, no tengo una receta mágica para cada uno de nosotros, pero sí creo que los siguientes 5 tips pueden ayudar a una enorme cantidad de personas.

 

1. Desconéctese de las redes sociales  

 

Las redes se han convertido en un ciclo vicioso que sigue más o menos el siguiente procedimiento: 1. Siento angustia 2. Reviso mis redes para buscar información y tranquilizarme 3. Encuentro información cruzada, malas noticias, o no encuentro la noticia que busco 4. Siento más angustia 5. Vuelvo a revisar… y así sucesivamente.

 

Regular la entrada de información está plenamente en sus capacidades, todo lo que necesita es dejar el teléfono de lado, desinstalar las aplicaciones, y regular sus horas de acceso. Póngase horarios, por ejemplo, solo voy a revisar twitter entre las 10 y las 12, o alternativamente, tenga una cuenta alterna donde no siga nada relacionado con política.

Y usted dirá, “pero y ¿si cae el gobierno?”, bueno, vuelva a la frase de Alcohólicos Anónimos, es algo que usted no puede controlar, y en lo que usted no puede incidir. O me dirá “pero eso es irresponsable, eso es ser indiferente”, y yo le responderé, por supuesto que no, el higiene mental es tan o más necesario para la lucha que estar bien informado. Por ejemplo en la segunda guerra mundial, los gobiernos les llevaban espectáculos a los soldados aliados para ayudar a distraerlos y permitirles un espacio para relajarse. Es más, hoy en día, una de las poblaciones que más consume videojuegos, juegos de mesa/rol, películas, series y comics, son

precisamente los soldados en sus puestos de combate.

 

2. Retome sus hobbies

 

Ligado a lo primero, no es simplemente dejar el teléfono a un lado, debe reinvertir ese tiempo en actividades gratificantes, haga ejercicio, vea películas, cocine algo sabroso, juegue, salga a rumbear, llame a una persona que le guste y dígale lo que siente. Ya los venezolanos tenemos suficientes problemas para conseguir los alimentos nutritivos para el cuerpo como para también negarnos los alimentos que nutren nuestra psique.

 

Hacer actividades recreativas nos ayuda a descansar, a recargar las baterías, y le da oportunidad a nuestros procesos mentales de procesar la información del mundo. Le pongo un ejemplo muy sencillo, ¿Cuántas veces usted no ha pasado horas enfrascado en un problema, muerto de estrés, y apenas se para a tomar una ducha la solución llega como por arte de magia? Y no puedo dejar de recordarle, esto no lo hace un indiferente, porque usted no ha abandonado la lucha, es sencillamente un boxeador que va a su esquina a tomar agua y coger aire fresco.

 

3. Hable con amigos y familia

 

Freud llamaba a la psicoterapia el “talking cure”, la cura hablada, porque en realidad, más allá del misticismo que muchos le atribuyen a la psicoterapia, esencialmente, lo que ocurre en ese espacio, es una conversación. Hable con su gente de confianza y dígales abiertamente como se siente, converse sobre sus preocupaciones, sus miedos, sus incertidumbres, hablen de ustedes, no del país. Fíjese en esta importante diferencia:

 

“Maldito gobierno que está acabando con todo”

“Chamo, no sé cómo voy a comprar comida esta quincena”

 

En el primer caso usted solo expresa una opinión respecto al gobierno, en el segundo usted toca una problemática que le agobia, en el primer caso usted se quedara enfrascado maldiciendo al gobierno, en el segundo, usted se da la oportunidad de analizar su contexto y buscar soluciones. Ojo, no se mate mucho en hacer una conversación perfecta, lo importa es tener con quien hablar, con quien compartir, y sentir que alguien nos entiende.

 

4. Enfóquese en el presente     

 

El pasado y el futuro son ilusiones del presente, cuando nos enfocamos en lo que pasó o en lo que pasara, dejamos de lado lo más importante de todo, lo que está pasando ahora; es como besar a alguien mientras hacemos una lista mental de cosas que tenemos que comprar para la casa, el momento pierde su encanto.

Lo invito a intentarlo en este preciso momento, deje de pensar en el país, en el futuro, en las regionales, deje ir todo eso, solo enfóquese en su pantalla, en mis palabras, en la sensación de su ropa, en sus manos, sus piernas ¿Cómo está sentado?, ahora intente mantener ese estamos mental…

 

 ¿no es fácil verdad?

 

Es porque estamos acostumbrados a vivir en el allá y el entonces, y no en el aquí en el ahora, le recomiendo que busque video de mindfulness o de meditación y comience a hacer pequeños ejercicios (lo ideal sería buscar un experto, pero todos sabemos que el bolsillo aprieta).

 

Un buen punto de inicio será este video:

 

 

5. Finalmente, no dude en pedir ayuda

 

Si siente que esto le sobrepasa, no se preocupe, no está loco, es un ser humano que como cualquier otro, en un momento dado, tiene demasiado encima y siente que se le va de las manos.

 

Los psicólogos venezolanos hemos tratado de construir redes para ayudar y asistir sin costo alguno a personas que puedan en un momento dado necesitar orientación y guía. Recomiendo por ejemplo el servicio de Psicomovil montado por la UCAB.

 

6. Si ve a otra persona angustiada, recuérdele que no está sola

 

Si, dije que eran 5 tips, pero aquí va uno de sobra y sin costo adicional, cuando usted vea a alguien que está al borde del colapso, solo dígale “no estás solo en esto, estoy aquí para ti”,  sin meterse en su proceso, sin darle consejos. Usted no se imagina lo poderoso que es no sentirse solo.

 

Ante todo, le dejo con la siguiente reflexión, ¿Cómo podemos pretender construir un mejor país si no podemos cuidar de nosotros mismos?

 

Saludos y cariños

 

Gustavo La Fontaine

@Tanaka84

Ayudanos compartiendo en tus redes sociales

Una respuesta a “#CulturaDSD 5 claves psicológicas para manejar la incertidumbre por @Tanaka84”

  1. nteresante y de utilidad también recomiendo explorar algo que se llama EMDR, es una terapia que se usa para shock postraumático en especial de guerra, una cosa que la sociedad venezolana esta sufriendo ahora y desde hace casi 3 décadas (desde 1989). Aquí algunos ejemplos que puede servir: https://youtu.be/0wUO561NIGY, https://youtu.be/DALbwI7m1vM. La idea es que debe verse en pantalla full y seguir el punto con la vista sin mover la cabeza, moviendo solo los ojos. Esta terapia me fue sugerida hace 3 años por mi amigo Felix Gómez experto en tratamientos de SPT. Personalmente me han ayudado. Sugiero que investiguen el tema hay mucha info en la web.

FORMULARIO DE SUSCRIPCIÓN





Recibir Información en:
EmailWhatsappTelegram