#OpiDSD Definiendo a la Dictadura por @heltos

Ayudanos compartiendo en tus redes sociales

 

Hay cosas en la vida en las que uno no cae en cuenta hasta que te las explican con dibujitos, pelos y señales, luego te parecen obvias. Me ha pasado mucho, en especial con la dictadura venezolana, donde un parque temático de Disney se queda en pañales con tanta maniobra distractora.

 

Si queremos liberarnos de la dictadura que nos tiene sometidos bajo el yugo de Nicolás Maduro, sus financistas, asesores, cómplices y esbirros, debemos entender primero a que nos enfrentamos.  Una dictadura totalitaria, en la que el narcotráfico hizo metástasis en todas las instituciones que la componen, y el terrorismo va abriéndose paso entre ellas.

 

Estamos hablando de un monstruo que se atornilló de manera magistral en el poder, midiendo milimétricamente cada paso que da, un monstruo que se fue apoderando de cada rincón del país de una manera tan natural, que el venezolano que alguna vez fue libre, aún no termina de entender que fue lo qué pasó.

 

Un monstruo que se vale de cualquier método para mantener a la población bajo control, que tomó técnicas y jugadas de regímenes como Stalin, Hitler, Castro, entre otros, adaptándolas a nuestras costumbres, nuestros tiempos y tecnologías.

 

Asesorados, financiados y tutelados por potencias orientales, los factores que conforman la dictadura venezolana se mantienen en el poder obedeciendo a sus patrocinantes, haciendo todo lo que sea necesario para permanecer allá, arriba. En función de esto, difaman, encarcelan, someten, torturan y matan a quien sea con tal de que todo se mantenga como está. No les duele, no les importa. Es solo parte del trabajo.

 

Otra parte del trabajo de este régimen es que te enteres sólo de lo que ellos quieran que así sea, y para eso es necesario tener pleno control de los medios de comunicación masivos en el país: televisión, radio, prensa escrita (CONATEL).

 

Entonces, por las vías regulares solo nos enteraremos de cosas como que nunca antes se habían construido tantas casas, o que la salud es gratuita y de la mejor calidad, si apresaron a un opositor fue por instigar al odio, si no consigues comida es porque un enemigo te la esconde, y un etcétera descomunalmente largo. Ahora, nuestra única ventana a la realidad es el internet, y están trabajando fuertemente para encontrar la manera de controlarla totalmente. Para los twitteros: ¿recuerdan en 2014 cuando las imágenes de Twitter no cargaban, pero usando un VPN funcionaban perfectamente? Están adaptándose a nuevas tecnologías de control social, es mi interpretación del socialismo del siglo 21.

 

Para comprender mejor a la dictadura venezolana, para poder interpretarla y analizarla sin quedar chiflados en el intento, tenemos que tener claro una cosa:

 

El objetivo de ellos es mantenerse en el poder, mantener el control total del país y de todos sus actores, y se valdrán de todas las herramientas, mecanismos y maniobras necesarias para que así sea, porque así lo decidieron sus “patrocinantes”.

 

Nada en esta dictadura es improvisado, cada acto, cada palabra, hasta cada chiste, cada gesto están planeados cuidadosamente con un objetivo específico, que de una u otra manera colaboran a alcanzar el objetivo principal.

 

Entiende algo: a ellos no les importa en lo absoluto quien muera de hambre, mengua, inanición, por violencia, etcétera, como tampoco les importa quien viva, siempre que no sea una amenaza. Les importa un bledo. Si debes morir, te matarán. A ti y a quien sea, no importa si estás en su equipo, si les has reportado utilidad, no importa si crees en ellos.

 

No estoy diciendo nada nuevo, ¿cierto? La gran mayoría de los venezolanos, y gran parte del mundo están plenamente conscientes de todo lo que dijimos hasta ahora. En estos últimos meses, este monstruo que tiene tomada a Venezuela  se ha encargado de mostrarse como lo que es: una organización apátrida  que responde a intereses de oriente (terrorismo islámico incluido).

 

Tú lo sabes, el mundo entero lo sabe.

 

El mundo lo sabe y aquí es donde me pongo incómodo:

 

Mucha gente habrá oído la célebre Frase “debemos organizar nuestra propia oposición, antes que la verdadera se organice en nuestra contra”. Es una de las frases más populares de Felix Dzerzhinsk, fundador y director de la CHECA (Comisión Extraordinaria Panrusa para la Lucha contra la Contrarrevolución y el Sabotaje, por sus siglas en ruso), buen amigo y camarada de partido de Vladimir Lenin.

 

Pues bien, así como en la Unión Soviética de Lenin, la dictadura venezolana, adaptada a nuevos tiempos, tecnologías y culturas, ha venido, cuando menos, manipulando sectores de oposición, que mantengan a raya a todos aquellos factores internos-ahora también los externos-, por la vía de la persuasión.

 

Sectores de oposición a medida de la dictadura, diseñada para atrapar a todos aquellos que alguna vez creyeron en el sistema instalado, y llevarlos por otro sendero, paralelo al de la dictadura, que le dé la esperanza de salir de todo esto, prometiendo que todo estará bien si haces lo que ellos dicen.

 

En realidad buscan llevarte al mismo sitio. De esta manera, si alguna vez creíste en la dictadura, pero decides desligarte de ella, no te conviertas en una potencial amenaza para el sistema. Seguirás gravitando ahí, donde se hace más cómodo estar, ya que están los que se encargarán de pensar por ti, crear las propuestas, actividades, los mensajes esperanzadores, los subestimadores, y todos los factores que trabajan día y noche para mantenernos en un letargo tan largo como sea posible.

 

Como bien sabemos, la dictadura controla todos los medios de comunicación masivos del país, incluso algunas páginas de noticias están bloqueadas en Venezuela. Han cerrado canales de televisión, emisoras de radio, han llevado a la quiebra periódicos, cualquier declaración incomoda justifica el cierre de un medio. La censura en Venezuela es brutal. Lo sabemos bien. Está de más decirlo.

 

Pero vemos como entrevistan a prominentes líderes de oposición en canales de televisión, y los escuchamos decir que si hacemos esto que propongo, debilitamos al gobierno, si hacemos esto otro, acabamos con Maduro. Pero entonces no tocan ni al medio, ni al opositor. Extraño, ¿cierto? Es extraño, por eso de que el gobierno controla todo lo que ves en televisión nacional (CONATEL, ¿recuerdas?).

 

Pero vamos más allá: no solo vemos que el gobierno permite que la “oposición” proponga una ruta, si no que vemos que todos los intelectuales, pensadores, opinadores, columnistas, etcétera, se enfocan en esta propuesta, como única alternativa de lucha contra la dictadura.

 

¡Ni se te ocurra disentir!

 

El sistema “opositor” se configura como una potente máquina que enfila todo su potencial en contra del que disiente de sus ideas para enfrentar la dictadura, al punto, que en muchos casos se olvidan de defenderse de ella, y ataca con todo lo que tiene al disidente.

 

Digamos que un ciudadano no está de acuerdo con la propuesta X, y lo manifiesta públicamente. Pues, a ese ciudadano hay que erradicarle ese pensamiento, boicotearlo hasta que le de vergüenza haber tenido esa idea. Le acusaran de: Divisionista, de no saber sumar, que apoya la dictadura, de tarifado, ignorante, y como todo pastel tiene su guinda, te disparan ese dardo mediocre: “¿tú que propones?”

 

Este sistema de falsa oposición, que cuenta con financiamiento de la dictadura, que negocia a nuestras espaldas y que solo busca que pienses y creas que ellos son la única alternativa al sistema perverso que se instauró en Venezuela, existe porque es creación directa del régimen, es parte de él, y su objetivo es que Nicolás Maduro se mantenga en el poder a cambio de pequeñas cuotas del país que les permitan controlar su tajada de la población y hacerse de mucho dinero. Hay que tener muy claro esto: a ellos tampoco les importa quien vive o quien muere, su único objetivo es mantener a Maduro en el poder, y hasta que no entiendas esto, te seguirán sorprendiendo sus actuaciones.

 

Hace algo más de 3 meses, Maduro, en cadena nacional, propuso una “idea que se le estaba ocurriendo”: los laboratorios de paz. En pocas palabras explicó que harían unos campos a las afueras de las ciudades, donde llevarían guarimberos y personas manipuladas mentalmente por la derecha, para enseñarles oficios, valores, curarlas y reinsertarlas en la sociedad. Inmediatamente pensé en los Gulag soviéticos, los campos de concentración donde Stalin mandaba a sus opositores a morir de maneras más económicas y ejemplificadoras para la sociedad.

 

Yo no sé, de verdad, si es que soy exagerado, si fue que lo aluciné (obvio que no, http://www.el-nacional.com/noticias/gobierno/maduro-anuncio-laboratorios-paz-para-recuperacion-guarimberos_187771 )

 

Pero por lejos me parece que esto está entre las peores atrocidades que va a cometer este sistema dictatorialmente, totalitario, asesino, mercenario con tal de mantener  pueblo bajo su control.

 

Pero más me aterra el hecho de que a la oposición oficial venezolana no se le escuché decir nada al respecto. Y si lo mencionan es para decir que es otra de sus locuras, que está improvisando, que no sabe lo que hace, en fin, dejar claro que no debemos preocuparnos por eso.

 

Podríamos extendernos con ejemplos, pero considero que el punto de esta nota queda claro, mientras la oposición oficial mantenga la hegemonía opositora en Venezuela, no saldremos de esto.

 

Por eso mi propuesta es exponer a la MUD, la oposición oficial y permitida del régimen, la complaciente y protectora. Exponerlos como lo que son, y cortarles el juego para que una verdadera coalición de cambio se forme.

 

Si nos juntamos, nos organizamos, nos preparamos bien para sacar a esta dictadura con verdadera voluntad de cambio, no hay fuerza que nos frene porque somos muchísimos, somos una mayoría abrumadora, y que no nos notamos porque estamos sobreviviendo, buscando como llevar comida a la casa, o donde conseguir la medicina, o si no estás huyendo sin saber de quién ni a donde, porque en cualquier momento la delincuencia podría atacar, y en estos días el delincuente puede ser cualquiera. A quien le preguntes padece algo que tú también, por eso te digo: somos muchísimos, una cantidad desmesurada de gente dispuesta a batírsela contra estos tipos que nos robaron nuestras vidas. Pero vamos a recuperarlas.

 

Héctor González.

@heltos

Ayudanos compartiendo en tus redes sociales

FORMULARIO DE SUSCRIPCIÓN





Recibir Información en:
EmailWhatsappTelegram