#OpiDSD El ejercicio de la ciudadanía en el marco de la nueva coalición político-ciudadana no electoral por @Massiel_76

Ayudanos compartiendo en tus redes sociales

 

 

Venezuela vive un momento político propicio para el surgimiento de un movimiento político-social que atienda a los intereses de los venezolanos. Luego de la fiesta electoral del 15Oct y la juramentación de los 4 candidatos electos ante la fraudulenta ANC, la MUD termina de perder legitimidad ante los que aún creían en ella y se abre un nuevo espacio, una nueva oportunidad para depurar la política venezolana.

 

Se dice fácil, pero es necesario que tengamos en cuenta las implicaciones de esta tarea. A continuación nombraré algunos de los aspectos necesarios para el surgimiento y el desarrollo efectivo de una alianza político-ciudadana en Venezuela:

 

Si bien no se puede ejercer a plenitud la ciudadanía en Venezuela, porque simplemente el sistema dictatorial impide que ejerzas tus derechos, creo imprescindible rescatar este concepto y su importancia dentro de la sociedad a la que apostamos.

 

La verdad es que el Gobierno y la MUD se han encargado de matar la ciudadanía en Venezuela. ¿Por qué? Porque sólo un ciudadano consciente del poder político que emana de la ciudadanía en su conjunto, tendrá las herramientas para adentrarse en la organización política. ¿Cómo lo hizo el Gobierno? Minimizando la calidad de vida de todos nosotros: quien depende de un CLAP para comer, quien ocupa horas de su tiempo buscando medicinas y alimentos difícilmente podrá participar en otros espacios político/sociales. Nos llevaron a un espacio de mera supervivencia. ¿Cómo lo hizo la MUD? Algunos negociando con la dictadura, ya pasando instantáneamente, a ser parte del soporte de la dictadura; otros, minimizando tu poder ciudadano a un simple acto de votación.

 

Es así como la cúpula política venezolana ha intentado minimizar nuestro poder político. Es fundamental que entendamos que sólo ejerciendo nuestro poder como ciudadanos, podremos entender mejor nuestra realidad y actuar en consecuencia y con mayor eficacia.

 

Es por eso que la conformación de una nueva alianza debe tener como uno de sus objetivos fomentar la ciudadanía en Venezuela –que a su vez forma parte del método para el logro del objetivo-, de forma tal que la opinión de sus miembros tenga peso real en las decisiones políticas. El mundo ha cambiado y las relaciones sociales también. No podemos implementar una alianza que funcione como más de lo mimo: la verticalidad tiende a generar burocracia y comunicación inefectiva. Debemos implementar mecanismos que faciliten la interacción entre las bases ciudadanas y políticas.

 

Si el ejercicio de la ciudadanía debe ser un elemento fundamental en la nueva coalición, hay cambios que podemos promover nosotros mismos:

 

  • Empecemos desde lo más simple: no permitamos que la dictadura nos quite la humanidad. La situación precaria es desesperante y a muchos ha llevado a encerrarse en un círculo egoísta. Comparta. Pregúntele a sus vecinos y amigos como están. No busque beneficios personales a costa del deterioro del prójimo. Done lo que ya no utilice.

 

  • No pretenda imponer sus ideas. Respete al que piense distinto a Ud. Aquel que insulta o se burla de un chavista termina convirtiéndose en lo que critica. Si hay millones que queremos lo mismo, ¿para qué te vas a enfrascar con el que no piensa lo mismo que tú? Pero tampoco pretendas imponer tus ideas al que también está en contra del Gobierno. Por ejemplo, si Ud. quiere votar el 10D y está convencido de que esa es la ruta hágalo, sin querer imponer su idea a los demás y viceversa. Respetemos las diferentes visiones.

 

  • Déjese de prejuicios contra el que piensa o habla distinto a Ud., o es de otra raza o clase social. Las ideas, son eso, ideas, dependen de la capacidad innata de cada quien y los valores fomentados, no depende de cómo luzca la persona. Esto parece obvio, bastante obvio, pero la triste realidad es que somos una sociedad llena de prejuicios y eso nubla nuestra capacidad de observar y analizar con objetividad.

 

 

¿Y la nueva coalición?

 

La nueva coalición debe estar constituida por todos los actores anti-dictadura que hacemos vida en Venezuela: políticos, estudiantes, gremios, sindicatos, académicos, los ciudadanos en general, venezolanos en el exilio, garantizando espacios para su participación.

 

 

  • Si queremos ser distintos, debemos empezar distinto: lo primero es definir el objetivo concreto de esta alianza, que en mi opinión y la de @DSDvzla no es más que exigir la dimisión de Nicolás Maduro. La meta es que eso sea más que un objetivo: un pacto social de quienes compongan esta alianza y que sea legitimado por la sociedad venezolana. Para esto, evidentemente, necesitamos a la cabeza nuevos liderazgos y comunicación estratégica.

 

  • Táctica y estrategia para el logro del objetivo. Esta fue una de las razones de peso por la cual no vencimos tras 4 meses de protestas. Nunca hubo una estrategia clara, al menos una cónsona con la exigencia de los que estábamos en la calle, las prácticas improvisadas llegaron a formar parte del día a día en aquel entonces. Para evitar esto, necesitamos políticos que conozcan del tema, porque es complejo, se necesita valentía, claridad en el objetivo y visión global del escenario político-social. Osea: no tiene nada que ver con macolla electorera. El método que propone @DSDvzla, el cual acompaño es la #ProtestaOrganizada

 

 

  • Por otra parte, es imprescindible que uno de los valores de esta alianza sea la dignidad. Cualquier actor que se tuerza en el camino, violando el pacto social, debe ser expulsado. Estoy segura que muchos políticos con larga experiencia partidista pueden aportar mecanismos para esto. Ejemplos tenemos suficientes: políticos que negocian con la dictadura y aún no han sido expulsados de la MUD. Asimismo, los políticos que formen parte de la alianza deben poner los intereses colectivos por encima de sus aspiraciones personales. Quien no lo entienda, es mejor que haga política en otro espacio o en otro país.

 

 

  • Política comunicacional en el marco de la estrategia definida, que está asociada a la estructura organizativa de la alianza. También debemos implementar mecanismos eficaces de comunicación en caliente durante las protestas, que fue otro gran error que llevó al fracaso de este año.

 

  • Creo que la diferencia en la práctica de esa alianza con lo que existió anteriormente debe radicar en la orientación a la ciudadanía, incentivando la participación en espacios de discusión. En el marco de esto, debemos promover la cultura de la organización ciudadana: mucho sucede que la gente se “activa” cuando se “prende el lío”. El ejercicio político de la ciudadanía va más allá de una protesta. Se lleva a cabo en la cotidianidad a través del impulso de espacios para la organización ciudadana en el marco de la lucha política. Si logramos entender que la organización no es un cliché, sino que es la base para el éxito de la lucha que hoy llevamos, tendremos la mitad del camino hecho. En estos espacios de organización ciudadana debemos crear cultura de debate y discusión -sana- como método de toma de decisiones.

 

 

  • Otro elemento que no debe faltar es la coherencia. Si estamos en dictadura, ¿cómo se actúa? ¿Todas las acciones son públicas? ¿Es lo mismo hacer política en democracia que en dictadura? Evidentemente no. Y es necesario colocar todos estos elementos en la mesa, no sólo para tener coherencia, sino para evitar llenar aún más el Helicoide y la Tumba.

 

  • Por último y no menos importante, creo que los venezolanos en el exilio pueden y deben jugar un papel fundamental. Son millones de compatriotas los que están fuera del país, queriendo aportar para el cambio. Desde aportes para la estrategia, manifestaciones en donde estén, hasta donaciones monetarias para el financiamiento de actividades. Recordemos que los venezolanos afuera, estando alejados del drama social, pueden tener otra visión que nosotros no tengamos.

 

Estos son algunos de los elementos claves que considero debe tener la nueva alianza. Es necesario que llevemos este debate a nuestros espacios cotidianos. Sólo así, desde las bases, con el interés colectivo sobre aspiraciones individuales y con coherencia, le daremos la legitimidad necesaria a esta nueva alianza para el logro del objetivo: salir de la dictadura de Maduro.

 

 

 

@Massiel_76 

Ayudanos compartiendo en tus redes sociales

2 respuestas a “#OpiDSD El ejercicio de la ciudadanía en el marco de la nueva coalición político-ciudadana no electoral por @Massiel_76”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

FORMULARIO DE SUSCRIPCIÓN





Recibir Información en:
EmailWhatsappTelegram