#OpiDSD Salud en Venezuela: un paciente crítico de pronóstico reservado por @tamairycabrera #VenezuelaMuere

Ayudanos compartiendo en tus redes sociales

 

 

La grave crisis de salud existente en Venezuela va más allá de la escasez evidente de medicinas e insumos médico-quirúrgicos, también hay problemas de infraestructura, equipamiento y recurso humano.

 

 

 

El día a día de las personas que cohabitan en una institución hospitalaria cada vez es más duro; profesionales y pacientes deben enfrentarse a la falta de medicamentos, equipamientos e insumos. Todo esto dentro de instituciones con infraestructura en condiciones precarias, donde existen paredes con filtraciones, sin servicio eléctrico en la mayoría de las áreas, sin suministro de agua potable, deficiente o nula recolección de desechos hospitalarios y poco personal médico para atender la demanda de pacientes que cada día va en aumento. Todo esto agrava los problemas de salud preexistentes.

 

 

 

La falta de inversión pública y la corrupción en el sector hospitalario ha traído como consecuencia el deterioro de las instalaciones, desencadenando el cierre de muchas áreas que estaban destinadas a la atención y cuidado de pacientes. También la falta de equipamiento como sillas de ruedas, camillas y monitores dificulta el traslado y monitorización de los pacientes. Adultos mayores, embarazadas, politraumatizados, entre otros pacientes, deben ser trasladados en camillas o sillas de ruedas y si no se cuenta con éstas, el personal médico y familiares muchas veces tienen que llevar al paciente en brazos dentro de las instalaciones hospitalarias para realizarle algún estudio o si hay que trasladarlo a alguna otra área.

 

 

La falta de mantenimiento de los equipos como tomógrafos, resonadores magnéticos y Rx dificultan el diagnóstico oportuno de muchas patologías; es decir, un paciente con sospecha de hemorragia cerebral requiere hacerse una tomografía para confirmar el diagnóstico y si no se cuenta con el tomógrafo, es tiempo valioso que se pierde y dificulta la solución del problema.

 

 

Médicos, bioanalistas, técnicos radiólogos, enfermeras, entre otros, emigran buscando calidad de vida y seguridad laboral. El alto costo de la vida hace que la mayoría abandone sus puestos de trabajo para dedicarse a la economía informal ya que ésta es más rentable. Y por último, la inseguridad dentro de las instalaciones de salud ha desencadenado la disminución de la plantilla de personal en los hospitales. Actualmente muchos hospitales no cuentan con anestesiólogos, neonatólogos, pediatras y otros especialistas. La falta de operarias de limpieza, enfermeras y parte del equipo multidisciplinar también contribuye al deterioro hospitalario y la atención deficiente de los pacientes. Esto quiere decir que si no tenemos suficientes enfermeras que cumplan el tratamiento a la hora indicada se generan complicaciones en la enfermedad atrasando el restablecimiento de la salud, si no tenemos operarias de limpieza no hay una óptima recolección de desechos y desinfección de áreas, y esto trae como consecuencia la proliferación de enfermedades que ponen en riesgo tanto al personal sanitario como a familiares y pacientes.

 

 

Aunado a ello, para nadie es un secreto la escasez grave de medicamentos e insumos, y en los hospitales es más que evidente. La falta de soluciones de hidratación, antibióticos, jeringas equipos de suero y material médico quirúrgico, entre otros,  no permiten el atacar o disminuir las consecuencias de una enfermedad. Por ejemplo: tenemos la insulina para el tratamiento de los pacientes diabéticos, pero no tenemos la jeringa especializada para administrarla. O sin equipos de venopunción pediátricos no se pueden cataterizar las venas para administrar tratamiento vía endovenosa en los pacientes pediátricos. Sin cánulas de oxígeno no se le puede administrar al paciente que así lo requiera. Sin antihipertensivos disponibles no podemos controlar las crisis hipertensivas generando un alto riesgo de hemorragia cerebral en el paciente.

 

 

En muchos centros de salud inclusive no hay papelería, es el personal que hace “vacas” para poder comprarla y así poder hacer evoluciones, récipes e indicaciones médicas.

 

 

Los venezolanos nos hemos unido en solidaridad y hacemos esfuerzos para ayudarnos en esta dura crisis que causa a diario la muerte de miles de venezolanos, pero la solución de la crisis de salud va más allá de recolección y donación de medicinas e insumos. Es necesario y urgente exigir la dimisión de Nicolás Maduro y su tren ejecutivo, activar la apertura del canal humanitario e incentivar la inversión en el área de salud.

 

 

 

Todo esto se puede lograr a través de la protesta organizada. Millones de venezolanos unidos en una sola voz con una exigencia clara protestando ante las instituciones responsables en protesta pacífica, diurna evitando la confrontación.

 

Venezuela está muriendo y es nuestro deber como Ciudadanos de Cambio tomar cartas en el asunto, buscar alternativas y trabajar en conjunto para lograr el bien común.

 

#VenezuelaMuere

 

Tamairy Cabrera

@tamairycabrera 

Ayudanos compartiendo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

FORMULARIO DE SUSCRIPCIÓN





Recibir Información en:
EmailWhatsappTelegram