Previous
Next
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

¿Se acuerdan de los BlackBerry? Hace exactamente 11 años, el 23 de Febrero de 2009, redacté en el tecladito de mi BlackBerry unos 12 puntos de análisis político estratégico que en los días siguientes compartí con una treintena de políticos venezolanos quienes en las semanas siguientes crearon la Mesa de Unidad.

Tuve el honor de recibir muchos de ellos en mi oficina en Altamira, en marzo de 2009 y en muchas ocasiones después. También mandé el escrito a una joven politóloga de la UCV. Seis años después, en un 23 de Enero, me casé con ella. Se llama Nazly Escalona y hoy me reenvió por correo electrónico mis 12 puntos enviados entonces por BlackBerry.

Los pongo en el hilo a continuación: [sigue cita textual]

Georg Eickhoff, 23 de febrero de 2009

Escenario Venezuela 2009-2012

Doce puntos estratégicos

1. Contexto global favorece a Chávez:

La crisis económica mundial afecta Venezuela principalmente a través de bajos precios del petróleo; junto con la crisis de PDVSA y el deterioro de la producción autóctona generará una aguda y prolongada crisis económica y social en Venezuela. Tiempos de crisis, desde siempre, suelen favorecer el estado paternal y el “hombre fuerte”.

 Este efecto – apoyo al “padre protector” – puede ser mayor que las consecuencias políticas negativas de la reducción forzada del gasto social. La crisis, por lo tanto, tiende a favorecer al proyecto político personalista de Hugo Chávez.

2. Estructura social exige un Estado fuerte:

Los estratos bajos (sectores D y E) forman alrededor del 70% de la población y son especialmente vulnerables en tiempos de crisis. Ellos, con razón, buscan un Estado protector. Gran parte de los estratos medios y bajos, además, dependen directamente del Estado.

Cualquier proyecto político-electoral exitoso necesita ganar la hegemonía en estos sectores (C, D, E). Ellos exigen un Estado fuerte e interventor. Objetivamente la transformación de Venezuela, hacia más equidad social y más productividad, es impensable sin un Estado fuertemente interventor.

3. Mentalidades políticas

potenciadas por la crisis:

Una marca cultural fuerte – y exacerbada en tiempos de crisis – es el caudillismo que puede compensar la reducción forzada de beneficios del no menos secular clientelismo. La protección simbólica por el “pater patriae” puede sustituir la dádiva del Estado paternal clientelar que se hace inviable cuando la renta petrolera baja.

La crisis, pues, no favorece la mentalidad democrática. La curva electoral de la alternativa democrática tiende a bajar junto con el precio del petróleo.

4. Poder estatal en contra de la democracia:

El ataque a la democracia cuenta con todos los recursos del Estado militarista, corrupto e interventor. La división de poderes fue suprimida. Las contiendas democráticas tienen que ser ganadas bajo un ventajismo creciente del bando que se apoderó del Estado. El Estado todavía está muy lejos de aprovechar todos los medios disponibles para la represión directa.

Sin que se afecte demasiado su prestigio internacional e interno, el Estado chavista todavía puede multiplicar la represión violenta. En Venezuela se acostumbra especialmente la represión indirecta a través del uso dirigido encubierto de la violencia criminal común.

5. Contrapoderes vulnerables:

Los contrapoderes enfrentados al Estado chavista y al vigoroso movimiento social sobre el cual este se apoya son débiles y altamente vulnerables. El caudal de los 5 millones de votos “silvestres” conquistados casi sin organización, después de una década, resulta inestable y volátil.

Las estructuras organizativas de los contrapoderes (movimiento estudiantil, medios de comunicación, ONGs, empresa privada, Iglesia, izquierda irreverente, partidos) sufren con la crisis al igual o más que el poder chavista. Son vulnerables a todo tipo de intervención directa, abierta o encubierta del Estado.

6. Estrategias de cambio:

La única estrategia sostenible de cambio político se centra en la vía electoral aceptando la desventaja que, antes de vencer la democracia, se acentuará aun más. La alternativa democrática avanzó considerablemente en un proceso de maduración superando posturas antipolíticas (que sin embargo se fortalecen en tiempos de crisis).

Los procesos de “empoderamiento” democrático de los sectores D y E – paradójicamente favorecidos por el propio proyecto “posdemocrático” (Ceresole) del chavismo – son lentos y se verán afectados por la crisis. Solamente un cambio de mentalidades en los estratos bajos hace viable la estrategia electoral para la reconquista de la democracia. La crisis económica retardará este cambio psico-político.

7. Balance electoral positivo:

La cultura popular americanizada, pero por eso no menos predominante, genera mentalidades desprendidas de la realidad social venezolana. Contribuyó a la generación de 5 millones de votos “silvestres” y rebeldes que se resisten al creciente acoso del Estado chavista. (Por eso el comandante arremete contra el “imperio” y el “consumismo”.) Perdiendo importantes espacios urbanos, el chavismo ya perdió su monopolio de representar los estratos humildes, aunque sigue siendo el poder culturalmente hegemónico.

Un comportamiento acertado de la alternativa democrática, en tiempos de crisis, puede reducir esta hegemonía cultural y evitar que el chavismo reconquiste su monopolio anterior de representación social y política – lo cual intentó con la aprobación de la reelección indefinida, sin conseguirlo de forma sostenible, dado el poco convincente margen de superioridad en los votos alcanzados sólo por presión bruta.

8. Proyecto alternativo viable:

Mejorando las estructuras organizativas y superando divisiones internas, la alternativa democrática puede adquirir lentamente un mayor grado de representatividad social y de operatividad política. No resulta descabellado apuntar a la meta de ganar la mayoría en la Asamblea Nacional que se elige a finales de 2010. Establecer esta meta ambiciosa, pero realista, es el único incentivo que actualmente puede movilizar todas las fuerzas necesarias y superar las divisiones.

9. Liderazgo democrático en la carrera maratónica:

Todo indica que el próximo candidato presidencial contra Chávez avanzará el proceso democrático, pero con reducida probabilidad de ocupar el cargo. Se busca un servidor desinteresado. La pelea por esta posición genera costos políticos extremamente altos con un beneficio total extremamente bajo. No existe alternativa al liderazgo compartido por un equipo de líderes.

El proyecto país luce más importante que el liderazgo unipersonal ya que es altamente probable que durante la maratona hacia la democracia se van a desgastar todavía un número indefinido de liderazgos personales. Es inevitable, pero conlleva un costo altísimo, el proceso de selección del líder democrático presidencial. La gran cantidad de objetivamente elegibles alargará considerablemente este proceso.

10. La meta principal es la Mayoría En La Asamblea (MELA):

El cambio de presidente no parece viable bajo las condiciones arriba expuestos. Primero hay que cambiar la correlación de fuerzas y – por la vía legislativa – las reglas de juego. Una victoria en las elecciones presidenciales de 2012 o después es impensable sin la recuperación anterior de condiciones justas y legales para la contienda electoral. La mayoría en la Asamblea (MELA) es, por consiguiente, el proyecto concreto, obligatorio, atractivo y factible.

11. Superar la abstención no es suficiente:

La maquinaria estatal y paraestatal del Gobierno y del PSUV será más eficiente venciendo la abstención que las estructuras débiles de la alternativa democrática. Por cada abstencionista que gana la democracia, el Estado chavista ganará más que uno. La experiencia internacional demuestra además que no es probable que la abstención baje mucho más allá del 20%.

Por consiguiente la MELA (mayoría en la Asamblea) solamente se puede alcanzar ganando el mayor número de abstencionistas, pero también el mayor número de aquellos que votaron por Chávez, además de la mayoría de aquellos que votarán por primera vez. El proyecto país que propone la alternativa democrática inevitablemente tiene que ser atractivo para el mayor número posible de los que hoy se identifican con el chavismo o por lo menos votaron por el.

12. La Constitución es el programa:

El único programa y proyecto país viable para aglutinar las fuerzas democráticas y para ganar una parte importante del electorado chavista es la Constitución de 1999 con sus promesas sociales incumplidas además de sus garantías de los Derechos Humanos, el respeto por la familia, la propiedad, la educación libre, la participación política y la descentralización.

La plataforma única consiste en la traducción de las promesas de la Constitución en propuestas concretas de gobierno. – Es, por cierto, altamente improbable que el gobierno chavista, cuya característica máxima es la ineficiencia (debido a su ataque intencional y sistemático a toda institucionalidad), cumpla el proyecto social de la Constitución. – La Constitución ya fue refrendada y no es necesario un nuevo proceso consensual para aprobarla como programa político.

La defensa de la constitucionalidad bolivariana y la lucha por su alto contenido social es capaz de unir las fuerzas democráticas y – tras un proceso de traducción y difusión adecuada – atraer la parte del chavismo que cree en el cambio social y en el Estado de Derecho. Sólo una plataforma tan poderosa como la Constitución refrendada puede resolver los inevitables conflictos internos de las múltiples fuerzas democráticas.

Su principal factor de división – la lucha democrática por el liderazgo – solamente se puede resolver si todos tienen un poderoso referente de contenido a la luz del cual se evaluarán todos los servicios que se prestaren individualmente. La Constitución tan social como incumplida, y por eso tan prometedora, es el referente principal necesario para ganar la mayoría en la Asamblea Nacional, respetando la ley fundamental y superando la vileza del egoísmo natural.

Enviado desde mi BlackBerry de Movistar

Deja una respuesta

Comparte este post:

Share on facebook
Share on telegram
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Todos los Derechos Reservados 2019 © | DSDVzla