Previous
Next
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

4toAniversarioDSD Prevaleceremos para vencer y construir junto a ti una Sociedad de Democracia y Desarrollo para nuestro país, para nuestras familias, pare el futuro, para Venezuela @juliococo

#4toAniversarioDSD

Cuatro años se cuentan con una mano, el número se escribe fácil; pero no lo es. En Venezuela el tiempo pasa distinto, los hechos son una aplanadora que acumula historia que nos hace madurar, evolucionar y envejecer con mayor velocidad. Ver esta pequeña historia, nuestra historia en esta realidad, es recordar tantos momentos y tantos detalles de valor que nos llenan, que nos unen y que nos definen. Así, este 4to Aniversario de nuestro Movimiento Democracia, Sociedad y Desarrollo para Venezuela nos llena.

A cuatro años de una evolución, a nuestra historia real debemos sumarle otros cuatro años. Fue en 2012 donde las necesidades y deseos políticos de muchos de nosotros comenzó a conversarse públicamente en las redes sociales y pequeñas reuniones informales, el café nunca faltó. Así surgió una cuenta twitter, un grupo de opinión de desconocidos y el blog bravapalabra.com como “Órgano de divulgación de la disidencia”; vimos y comprobamos que en internet debíamos expresarnos por encima de lo constituido e impuesto, con claridad en que el problema social y el sistema político del país eran las causas principales de un desastre que se acumulaba y entendiendo que los llamados a resolverlos no tenían claridad para abordarlo, ocho años después lo comprobamos con tristeza, no da orgullo tener la razón en estos casos.

Entendiendo los cambios globales en teoría y práctica de la política, su organización y comunicación, iniciamos estudios para mejorar, pero, al mismo tiempo, para entendernos a nosotros mismos en medio de inmensos avances tecnológicos y generacionales; así asumimos el ciberactivismo como asunto fundamental para ser escuchados por la gente y tener impacto territorial, en el asfalto.

En la estrategia base del ciberactivismo hice mi casa en Twitter y mi avión en YouTube, muchos entraron, muchos abordaron y así nos vinculamos y comprometimos; esto, cuando la cultura del podcast político no estaba en la mente de nadie en Venezuela y organizar personas contactándolas en twitter parecía una utopía. Hoy, cuando abundan estas cosas, donde incluso se mal usa y abusa de las plataformas, podemos decir sin errores que lo iniciamos, teorizamos, aprendimos, evolucionamos y teníamos que dar un salto.

Ese salto vino en 2014 donde dar la cara para explicar eventos desafortunados y ser la voz del reclamo masivo en un momento de tensión e incertidumbre me hizo en 30 horas una persona medianamente conocida, la respuesta social nos sorprendió porque lo que estábamos esperando llegó sin avisar, llegó el reconocimiento. Este reconocimiento nos llevó a recorrer el país con invitaciones de comunidades y gremios, nos llamaban para oírnos, para que les diéramos apoyo. Curioso cómo menos de 15 personas pudimos incidir en tantos ciudadanos para que lucharan de forma correcta, logramos energizar a muchos ciudadanos de forma racional, sin manipulaciones, sin clichés, sin dogmas y siempre con la verdad. Así, nuestro grupo de opinión se nos hizo infuncional, nos estábamos moviendo y muchas personas quisieron moverse con nosotros, a nuestro ritmo y frecuencia; era el momento de tener una identidad.

Así nacieron las Redes Disidentes – “Venezolanos Unidos Contra la Dictadura”, red de micro organizaciones -surgidas de asambleas ciudadanas- conectadas con autonomía de acción bajo un propósito claro: Organizar y Movilizar ciudadanos para hacer presión social contra la dictadura. En este menester, cumplimos, cumplimos al organizarnos, movilizarnos y apoyarnos asumiendo una nueva tarea; tarea que no escogimos, nos fue impuesta por quiénes estaban luchando y las circunstancias: Urgía una voz de la ciudadanía en lucha ante la clase política, alguien debía decirle a la dirigencia sus verdades. Lo asumimos y también cumplimos, eso nos sumó más apoyos, más responsabilidades y… Más enemigos. Vale recordar que también fue un 29 de octubre -hace seis años- cuando entendimos y definimos nuestro símbolo primigenio, el Símbolo de la Disidencia.

Así llegamos a 2015, con la oposición política reunificándose, con la derrota a cuestas de 2014 y con elecciones legislativas en puertas, era el momento de subir de nivel. Hicimos una consulta pública en internet para tomar la decisión de presentar precandidatura en el marco de la reunificación, los resultados fueron positivos, consultando otros sectores parecía una buena idea, conversando con partidos políticos parecía factible. Presentamos la precandidatura en un acto muy modesto, pidiendo primarias y un espacio para conversar; logramos apoyos importantes que terminaron siendo falsos y ni siquiera pudimos plantearlo en el momento y escenario de las definiciones, en la MUD. Sin embargo, con absoluta certeza de la importancia de la elección, nos sumamos a la campaña a nuestro modo, con los resultados conocidos, pero con la lección aprendida: Nuestro modo y fuerza ciudadana no funciona donde se toman las decisiones.

2016 inició con gran expectativa por la reciente victoria y nosotros -alineados por conciencia y convicciones- con toda la voluntad de apoyar y movilizarnos para la victoria que tenemos años buscando, pero las cosas se fueron por otro camino, la dirigencia comenzó a dar traspiés y con estrategias que no fueron sensatas de cara a al sentir y necesidades del país. Eso nos llevó a tomar decisiones, entre ellas la más importante, teníamos que definir quiénes somos en realidad y qué queremos ser.

Así, hace exactamente 4 años varios líderes y activistas de las Redes Disidentes entramos a una reunión con muchos conflictos, llenos de ideas positivas y también de impotencias, cargados de conciencia salimos de allí entendiendo otra evolución; habíamos cambiado sin saberlo, cambio para bien en todos los sentidos, salimos de esa reunión siendo el Movimiento Democracia, Sociedad y Desarrollos para Venezuela – DSD Venezuela comenzando una nueva historia.

Escribir esto no ha sido sencillo, ha sido un honor liderar este proceso con venezolanos de valor. No me alcanzará la vida para agradecerles su confianza y apoyo, a mis hermanos que soñaron este proyecto conmigo, a los que nos acompañaron un tiempo y la vida los llevó a otros rumbos, y a quienes siguen hoy llenos de energía y fuerza moral pensando, siendo y haciendo una nueva visión de la política desde Venezuela.

Limitaciones… Muchas. Dificultades… Todas. Desafíos… Uno nuevo todos los días.

No puedo predecir el futuro ni pienso engañarte, gracias por haber leído hasta aquí; lo que sí puedo asegurarte es que DSD Venezuela somos ciudadanos cambio convencidos en que hay soluciones para nuestros inmensos problemas, tenemos claros nuestros principios que nos ponen al servicio de nuestra patria entendiendo con absoluta objetividad que debemos prevalecer sobre la adversidad, sobre las crisis, sobre la maldad.

Prevaleceremos para vencer y construir junto a ti una Sociedad de Democracia y Desarrollo para nuestro país, para nuestras familias, pare el futuro, para Venezuela.

Julio Jiménez Gédler

Fundador y Coordinador Global DSD Venezuela

Caracas, 29 de octubre 2020

Deja una respuesta

Comparte este post:

Share on facebook
Share on telegram
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Todos los Derechos Reservados 2019 © | DSDVzla