Previous
Next
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

¿Cómo podemos hacer los venezolanos para mantenernos cuerdos en medio de la crisis humanitaria más severa que el hemisferio ha visto en décadas?

Cada día hay más ciudadanos haciéndose esta pregunta. En el presente artículo te ofrezco 12 recomendaciones.

Antes de empezar, es necesario hacer algunos comentarios. Quien lea esto ya sabrá que Venezuela es el epicentro de una crisis de dimensiones históricas. Sentirse agobiado, ansioso y desesperado en este contexto caótico es algo absolutamente natural. El chavismo ha creado condiciones adversas para la vida, no es que «te estás volviendo loco», solamente intentas sobrevivir en un entorno repleto de peligros que impiden tu bienestar y el de los tuyos. Esto es así por designio del régimen chavista.

Sufrimos la crisis en carne propia pero también podemos verla en la teoría, consulta la famosa pirámide de Maslow, los postulados de Doyal y Gough, el modelo de Deci y Ryan, las necesidades humanas según Max-Neef, entre otros. Todo confluye acá: el chavismo es la antítesis del bienestar. Las condiciones de vida en Venezuela nos obligan a permanecer en estado de alerta, ya que muchos no tenemos certezas ni en lo más elemental para nuestra supervivencia, cosas como comida, servicios básicos, etc. Sin embargo, este estado de alerta constante nos genera un desgaste severo. No somos máquinas, el agotamiento es algo natural y esto debe tomarse en cuenta si queremos perseverar.

En síntesis, estamos en un contexto hostil ante el cual debemos proceder con cautela, sabiendo administrar nuestra energía de la forma más eficaz posible. Teniendo todo esto en cuenta, procedo a plantear las siguientes recomendaciones:

1- Trata de darle forma a eso que te agobia. Parece una tontería, pero ponerlo en palabras es algo que te ayuda a drenar y darle orden a tus ideas, escríbelo en un cuaderno o cuéntaselo a alguien de confianza. No subestimes el valor de verbalizar tus pensamientos.

2- Drenar es justo y necesario. Esta situación es dura, nada de lo que vivimos los venezolanos es normal, nadie merece pasar por lo que estamos pasando. Cualquier forma de drenar es válida siempre y cuando no perjudiques a otros. Llora si tienes que llorar, no embotelles este dolor. Las expresiones artísticas también pueden servirte para liberar un poco de esta tensión. Cosas como dibujar, cantar, escribir poemas, hacer manualidades, bailar, coser, etc.

3- Elabora listas de trabajo y diagrama tus problemas. ¿Qué debo hacer para solucionar esto? ¿Qué recursos, conocimientos y habilidades tengo a mi disposición? ¿Conozco a alguien que me pueda ayudar? ¿Cuánto tiempo tengo? ¿Existen alternativas? Vas organizando tus ideas en función a los problemas, lo que requieres para salir de ellos, cómo hacer, y vas trabajando en eso. El acto de ponerse «manos a la obra» y moverse por algo ya es un alivio para muchas personas pues les permite asumir el control de la situación.

4- La cooperación es elemental para superar esta crisis. Arma redes, colabora con tus vecinos, comunícate con tus seres queridos, no te aísles. La cercanía con otros no solo genera alivio, también facilita la búsqueda de soluciones puntuales por medio del trabajo en equipo. A diario vemos historias de cooperación entre ciudadanos. Gente que dona a campañas de Gofundme, otros que consiguen medicamentos por medio de conocidos, vecinos que se organizan para hacer mercado juntos, y pare usted de contar. No te aísles, el apoyo mutuo es clave para sobrevivir y triunfar.

5- Hay cosas que se salen de nuestro rango de acción, así como peligros contextuales ante los cuales lo único que podemos hacer (por ahora) es evadirlos o tratar de sobrevivir y minimizar daños. En este sentido, es importante que ubiques cuál es tu rango de acción y qué puedes mejorar en tu entorno. Esto no significa que debas caer en la indefensión ni «echarte a morir», es lo contrario. Si administras bien tu energía y tus espacios, aumentas la posibilidad de sobrevivir y consolidar redes fuertes con tus aliados. Todo eso es un gran insumo para el futuro.

6- Debemos apreciar las «victorias cotidianas». Pueden parecer cosas pequeñas pero en sumatoria van contribuyendo a tu bienestar. ¿Son las 9pm y tus seres queridos ya llegaron del trabajo? ¿Pudiste comprar alimentos para los próximos días? ¿Ordenaste tu cuarto y/o casa?

7- No descuides tus pasatiempos y espacios personales: leer, ver películas y series, hablar con amigos y familia, tejer, cocinar, hacer ejercicio, jugar videojuegos, etc. Despejar la mente de vez en cuando te ayuda a mantenerte saludable y reduce los efectos del desgaste. Es una inversión necesaria.

8- Puedes considerar practicar alguna técnica de relajación y control de la respiración. En Youtube puedes encontrar varios videos con meditaciones guiadas y actividades similares que pueden ser de tu interés.

9- Es razonable que quieras estar informado (más aun considerando el blackout informativo que sufrimos en el país), pero ten cuidado con saturarte de información. Ver noticias 24/7 no es tan beneficioso como parece, especialmente cuando se trata de malas noticias. Eso desgasta.

10- A algunos les sirve tomarse descansos de redes sociales cada cierto tiempo, eres libre de probar esto si sientes que puede ayudarte. La recomendación que suelo hacer se inclina más hacia controlar el contenido que consumimos en redes, con o sin descansos de la web. Aplica filtros, descarta lo que te haga daño y dale prioridad al contenido que te haga feliz y vaya de acuerdo a tus intereses. Esto no significa negar ni ignorar nuestra realidad, se trata de crear espacios donde podamos estar cómodos y recuperarnos.

11- En una situación tan abyecta como esta es fácil perder el rumbo, así que necesitamos encontrar algo en qué creer y dedicarnos a ello. Un proyecto, una causa, un ideal. Todo esto nos da un propósito que nos guiará incluso ante las peores incertidumbres.

12- Si sientes que necesitas ayuda profesional, no dudes en buscarla. Es importante que hables, la salud mental no es ningún invento ni «cosa de locos». Tampoco es una cuestión que deba avergonzar a nadie, estamos hablando de tu bienestar. No te aísles.

Así como te digo que no estás loco por sentirte mal en esta situación, también te reitero que no estás solo. Muchas gracias por tomarte el tiempo de leer esto, cuídate mucho.

Andy Lewis

Psicólogo y activista DSD @AndyBryanLewis en Twitter


Enlace al hilo original en Twitter

Deja una respuesta

Comparte este post:

Share on facebook
Share on telegram
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Todos los Derechos Reservados 2019 © | DSDVzla